lunes, 19 de julio de 2010

Bailaba frenéticamente un domingo a la entrada de una galería en la calle Pampa, entre 3 paredes, una de espejo, una vitrina de muebles tipo "country" y la reja que da al pasillo de la galería.

Fue hace dos años, yo paseaba a Olivia que dormía en su coche y me quedé agachada detrás de un auto al otro lado de la calle para mirarlo sin que se diera cuenta. Hacía mucho calor, él no tenía camisa y oía música inaudible para mí que salía de los audífonos y que lo había obligado al trance de meterse en ese nicho a bailar como si lo fueran a prohibir.

Eran las 4 de la tarde de un verano porteño así que todos sudábamos mucho. Yo además trataba de no respirar para que esa visión-regalo no desapareciera. Me olvido de su cara porque la vi poco y moviéndose siempre muy rápido, pero pensé que era el hombre más bello que había visto en mi vida, pensé también que era un milagro estar mirándolo.

martes, 29 de junio de 2010

Hoy una persona sin frente (el nacimiento del pelo se confundía con las cejas), no paraba de mirarme fijamente en el metro... Me cambié de vagón, antes de que notara mi deformidad.

viernes, 18 de junio de 2010

El otro día me pareció ver que se suicidaba una hoja de papel sellado en una sucursal del Banco Nación.
Caía despacio pero decidida(mente), su bailecito hasta quedar colgando inmóvil fue un toque de cursi a decir verdad, pero duró poco.
Luego quedó inmóvil...y así estuvo durante todo el tiempo que yo estuve en la fila.
Colgaba sin vida de un cordoncito metálico y estaba frente a mí con toda la irrealidad de una proyección ortogonal.

Era simplemente una hoja suicida que no pretendía con su muerte aleccionar a nadie, ni salir en la tele.

La miré un rato largo, parpadeando lo mínimo, imaginaba su vida, manoseada y marcada a diario, (y varias veces al día), cicatrices de broches, sellos y bolígrafos baratos. Pensé en todas las hojas que me han dado en el banco y en la poca estima que les tuve hasta ahora.

Finalmente un esbirro la descolgó de lo que resultó ser un anacrónico sistema de transmisión interna de cadáveres entre el primer piso y la planta baja.

viernes, 11 de junio de 2010

Un rectángulo
de polvo,
de sección áurea,
etéreo,
formándose año tras año bajo el cpu de un funcionario público,
destruido con el cambio de administración.